Rafael, el guardia jurado que asesinó a su ex en un centro comercial en Mallorca

Tras la ruptura, Rafael había hecho de la vida de su ex pareja un infierno
Imagen de archivo de Conforama | Conforama

 

Rafael Pantoja, un guardia jurado de Palma, asesinó a su expareja, Sacromonte Roca, en unos grandes almacenes de Palma el pasado viernes día 16. El agresor, de 45 años, fue al lugar de trabajo de la víctima, Sacromonte, de 36 años, y le asestó seis puñaladas. La policía lo detuvo y lo recluyó en el módulo de psiquiatría del Hospital de Son Espases. En el mismo hospital se llevaron a cabo tareas de reanimación para la víctima, pero no se pudo salvar su vida.

Rafael Panoja había hecho de la vida de su expareja un infierno. Antes de llevar a cabo el asesinato, intentó hacerle la vida imposible a Sacromonte.

La vida de Rafael Pantoja

Rafael es un tipo físicamente muy dotado, un hombre de complexión grande, musculada e intimidador. Su aspecto no concordaba con la fecha de nacimiento de su DNI, pues parecía que fuera más joven. Trabajaba de guarda jurado en los juzgados de Palma, presumía de sus dos hijas producto de una relación anterior y siempre se ha mostrado exhibicionista con él mismo y sus hobbies.

 

 

Imagen de archivo de la Policía Nacional de Palma | España Diario

 

El agresor convirtió la vida de la víctima en un  infierno

Sacromonte tenía 36 años y dos hijos, como Rafael. Trabajaba desde hacía 15 años en la tienda de muebles ‘Conforama’ de un centro comercial. No había pasado un mes desde que zanjaron la relación, cosa que Rafael nunca llegó a aceptar.

Es en ese momento cuando el vigilante de seguridad empieza a hacerle la vida imposible a la víctima. En primer lugar, Rafael reventó las cuatro ruedas del coche de la víctima. En segundo lugar, publicó en internet el número de teléfono de Sacromonte con un anuncio en el que ella ofrecía servicios sexuales.

Con lo que Sacromonte, al ver que no terminaban las arremetidas contra ella, decidió ir a denunciar a la policía la situación. En comisaría, Sacromonte no dio evidencias de que a lo largo de su relación con Rafael, este la maltratara, pero se vio en la obligación de denunciar que ahora sí que le estaba haciendo la vida imposible.

Rafael era el único sospechoso y, a pesar de explicarles la situación de acoso, nadie consideró el hecho de dictaminar una orden de alejamiento o una posible solución para acabar con el problema.

 

Rafael Pantoja asesinó a Sacromonte Roca en su trabajo

El viernes 16 de noviembre, un poco antes de las 17 horas, Rafael se presentaba en el negocio en el que trabajaba Sacromonte y le asestó seis puñaladas, cuatro de ellas afectaron a puntos vitales, lo que acabó con la vida de la víctima a pesar de su traslado a dependencias médicas.

El guardia jurado entró en la tienda, abarrotada de gente como es normal durante la jornada de los viernes, y tras camuflarse con los clientes, llegó a la caja en la que atendía Sacro y, cuando esta estaba girada, arremetió contra ella delante de todos los clientes. Como es lógico, muchos empezaron a gritar de espanto a raíz de la situación.

La detención del agresor

Un cliente le recriminó a Rafael su acto y este, a pesar de tener que salir corriendo, lo amedrentó con el cuchillo con el que había atacado a su expareja.

Aún así, logró salir del centro comercial de la calle Aragón. Poco después, en la calle Lledoners, paralela a Aragón, fue detenido por dos personas.

Una de esas personas es un agente de la Policía Local de Palma de Mallorca, la otra es un vigilante de seguridad que, casualmente, había trabajado en anteriores ocasiones con el arrestado.

Tras lograr dar alcance e inmovilizar a Rafael, los captores se dieron cuenta de que el agresor portaba un cuchillo de gran tamaño ensangrentado y, tras míralo bien, su ropa también estaba llena de sangre.

Imagen de archivo del hospital de Son Espases. | Cedida

Víctima y agresor fueron llevados al mismo hospital

Pocas horas después del ataque en el centro comercial, Sacromonte perdía la vida en el Hospital de Son Espases. Las cuatro puñaladas que afectaron a puntos vitales resultaron letales a pesar del trabajo de los médicos.

Rafael, en cambio, tras ser detenido, fue trasladado al módulo de detenidos de la prisión de Palma. Durante el trayecto, pero, fue presa de un ataque de ansiedad, lo que provocó que se diera repetidos golpes en la cabeza contra la pared.

Tras esto, el detenido fue llevado finalmente al Hospital de Son Espases, para ser tratado de las heridas, y más tarde fue trasladado al módulo de psiquiatría que tiene el hospital.

"La revelación de última hora sobre Madeleine que podría dar un giro total al caso" "Pillado conduciendo en contradirección y muy borracho en España"