Autoridades baleares dan plantón al rey Felipe

La recepción a la sociedad de Baleares brilló por la ausencia del alcalde de Palma, el president del Parlament y otros líderes políticos de las islas
La familia real recibe a los 450 invitados a la cena en el Palacio de La Almudaina, en Palma. | Europa Press

Por tercer año consecutivo, la familia real no contó con la presencia de importantes autoridades baleares en la recepción que ofrecen cada año, en el Palacio de La Almudaina.

La recepción brilló por la solitaria imagen de Felipe VI con la reina Letizia y la reina Sofía saludando a los 450 invitados, personalidades de la política, el mundo empresarial, académico y civil de las Islas Baleares.

Estuvieron en la cena la presidenta Francina Armengol, la consellera de presidencia Pilar Costa y Mercedes Garrido, consellera insular de territorio. De igual forma autoridades eclesiásticas militares y la presidenta de los diseñadores de Mallorca, Tania Presa.

También llamaron la atención de las cámaras las manifestaciones en los accesos al palacio, algunas por parte de grupos independentistas que rechazaban la presencia del monarca en la ciudad, y otros esperando para saludarle y mostrarle su apoyo con banderas de España.

Los políticos que le dijeron no a la invitación a la recepción

Fueron varios los políticos que con antelación confirmaron su inasistencia a la cena que el rey Felipe ofreció el viernes a la real sociedad balear, la mayoría militantes de Més per Mallorca, Més per Menorca y Podemos. 

Muchos coincidieron con sus razones para no ir: el papel que ha tomado el rey frente al proceso catalán y a los políticos exiliados y en la cárcel.

Toni Noguera, alcalde de Palma. | Europa Press

 

Alcaldes y miembros del parlament tampoco fueron

Una de las ausencias más notables fue la del alcalde de Palma, Toni Noguera, quien según fuentes del ayuntamiento, dijo no asistió porque «es un acto festivo».

Baltasar Picornell, president del Parlament argumentó que no estaría en la cena porque tenía un viaje programado y que era un motivo de agenda. Eso sí, el republicano pudo reunirse con el rey Felipe VI el lunes para hablar sobre el tema soberanista.

Por su parte el portavoz parlamentario de Podemos, Alberto Jarabo dijo que este viernes no estaría en la isla y al tiempo le deseó unas felices vacaciones al monarca y al resto de españoles.

Tampoco estuvo Josep De Luis Ferrer, presidente de OCB, quien manifestó con antelación que se quedaría en su casa con su familia, cosa que no pueden hacer su amigo Jordi Cuixart y otros políticos privados de la libertad. «El papel que juega la Monarquía imposibilita una relación normal. Escribiendo estas líneas me viene a la memoria su discurso del día 3 de octubre y también la imagen de mi amigo Cuixart a través del vidrio de la prisión cuando el 22 de julio fui a verlo", añadió.

Varias personas se acercaron al Palacio de la Almudaina para abuchear al rey Felipe VI, en Palma. | Europa Press

 

Una cena rodeada de banderas y protestas

La presencia de la familia real en Palma de Mallorca y la recepción que desde 2014 ofrecen en el Palacio de la Almudaina fue el motivo para que algunos cuidadanos de la isla salieran a la calle a manifestarse.

Unos lo hacían con las banderas de España y con los tradicionales cánticos «Yo soy español, español, español», «¡Viva España, viva el rey!», «No nos engañan, Cataluña es España» y «Soy mallorquín, no catalán».

Los opositores a la monarquía se quejaron frente al palacio, con abucheos y frases pidiendo la libertad de los presos políticos, gritaban « Vosotros fascistas sois los terroristas», «Borbón, ni olvido ni perdón» y «Desahucio, que nos devuelvan Marivent».

"ATENCIÓN: La 'cocaína rosa', la peligrosa droga que ha vuelto a España" "ATENCIÓN: La revolución en la cárcel que ha provocado Iñaki Urdangarin"