Alessandro Lequio reprocha de «inmoral» a Belén Esteban

Esta vez las tensiones del conde italiano azotan a la ‘princesa del pueblo’ y critica que haya explicado una llamada de María José Campanario y su contenido públicamente
Alessandro Lequio y Belén Esteban | Lecturas

El pasado miércoles, día 9 de agosto, Belén Esteban recibió una llamada por sorpresa de su eterna rival María José Campanario, mujer del torero Jesulín de Ubrique, expareja de la princesa del pueblo: «me llamó y me dijo que quería tener una amistad conmigo». Campanario permanece ingresada desde hace meses en un hospital psiquiátrico debido a que padece una enfermedad mental. Actualmente sigue tratamiento en el centro de salud mental y no se ha curado todavía. Entre sus actos, realizó una serie de llamadas, una de ellas a Belén Esteban. No tuvo ningún pavor en dar la exclusiva, remunerada, delante de las cámaras de televisión en explicar la llamada, en secreto, de una enferma mental. Esteban confesó públicamente que se encontraba comiendo con su actual pareja Miguel Martos y le sonó el teléfono: "Recibí una llamada de Campanario cuando ella estaba ingresada en El Seranil. Estaba muy agitada, hablaba muy rápido. Me agradeció que hubiera deseado públicamente su pronta recuperación y también me dijo que le parecía muy buena madre y que tenía una muy buena hija". También contó que le dijo que, «me quería ver en mi casa y que no quería que se enterara ni su familia ni nadie. Me llamó reina tres veces».

 

La princesa del pueblo argumenta que ha tenido muchos enfrentamientos con ella pero notó que, «quería tener una amistad conmigo». También le dijo que, «estaba intentando convencer a Jesulín para que pagara los estudios de Andrea y yo le dije que no se preocupara porque todo estaba pagado». A lo ocurrido, Belén Esteban explica que la ternura se le apoderó de su cuerpo: «Cuando colgué el teléfono me dio muchísima pena. Creo que tiene familia y amigos y que me llamara a mí no lo entendí». La princesa del pueblo llamó a Jesulín para contarle los hechos pero le colgó el teléfono. Así justifica la publicación de la exclusiva: «ahora cuento esto porque no me gustó la reacción de él». Así convirtió los hechos en polémica televisiva para ganar dinero. La razón para hacer algo así aparte del dinero: «Porque me sale del coño», dice ella.


A quien no le ha gustado que Belén Esteban desvelase la llamada de Campanario, y su contenido, delante de toda España ha sido al polémico italiano Alessandro Lequio. El conde considera que: «Lo que ha hecho es inmoral y una estafa». Así ha calificado Lequio el ‘belenazo’. Cree que desvelar esta información ha sido un golpe bajo por parte de Esteban, además, «ella no lo hace por informar, actúa desde el odio». El ex de Ana Obregón tampoco confía en su actual pareja, Martos, ya que cree que no es una buena influencia para ella: «Es una marioneta manejada por Miguel: puso el teléfono en altavoz para que escuchara toda la conversación con Campanario y fue dictándole todos los pasos que dio. Toda la entrevista pasó por el filtro de este señor». A pesar de las críticas, Belén Esteban ha dejado muy claro que no se arrepiente: «No he hecho nada malo y he hablado con mucho respeto».




COMENTARIOS