Teresa Campos no se somete a una resonancia magnética por su claustrofobia

Su miedo a los espacios cerrados ha provocado que se posponga esta prueba necesaria para su diagnóstico
María Teresa se tendrá que enfrentar a su claustrofobia. | Telecinco

 

Ya son cuatro los días que lleva María Teresa Campos en la Fundación Jiménez Díaz después de que, el pasado martes, sufriera un ictus. La presentadora ya se encuentra en planta, mostrando una leve mejoría, muy importante durante las primeras 72 horas después de sufrir una lesión cerebral de estas características. Desde el martes, los médicos la han sometido a varias pruebas para evaluar el alcance de la isquemia cerebral que se le diagnosticó cuando ingresó en el centro.

 


Aun así, los facultativos no pudieron realizarle una de las pruebas más importantes porque, según explicó la propia Terelu Campos, «surgió un problema». «Es la más importante y mi madre se va a enfrentar a su gran miedo de toda la vida, la claustrofobia». Así pues, la presentadora no fue sometida a la resonancia magnética que se le iba a hacer para ver exactamente la zona afectada de cerebro después del ictus. 

 

Según explica ‘Look’, la periodista prefiere evitar la sensación de agobio que sufriría dentro de la maquinaria en forma de tubo y, dado que le han recomendado tranquilidad total, los médicos han decidido esperar y plantear otras pruebas alternativas. La solución para el «problema» con esta prueba es realizarla en un dispositivo abierto, para lo que la deberán trasladar de centro. 




COMENTARIOS