La hija de un matrimonio fusilado en Valencia: «El único crimen de mis padres fue ir a misa»

El Ayuntamiento de Valencia quiere eliminar del callejero algunas calles que esconden muchas historias detrás

Durante la Guerra Civil, tres niños perdieron a sus padres el 15 de febrero de 1937. La pareja fue fusilada por un grupo de anarquistas junto a la cruz de término de Godella, Valencia. Los familiares recuerdan ese momento como el más doloroso de todas sus vidas. La hija del matrimonio, María Amparo Alcántara Ríos, que ahora ya tiene 94 años, recuerda como se llevaron a sus padres delante de sus ojos. Su calle, según 'Las provincias', es una de ls 51 calles que el Ayuntamiento de Valencia tiene previsto eliminar del callejero, y una de las 17 en las que las víctimas no participaron en las batallas sino que murieron por tan solo defender sus ideas. Según su hija, el único crimen de sus padres «fue ir a misa» y «ser católicos».

 


La hija cuenta que no se habían metido nunca en política y que si eso que les pasaba era por ser católicos o españoles, ellos lo eran. María Amparo recuerda que su madre le dijo que se iba con su padre, pero «nunca más» la volvieron a ver. Más adelante su hermano Fernando y otra persona muy querida por la familia encontraron los cuerpos de sus padres con tiros en el pecho y en la cara. Finalmente, Maruja fue llevado junto a sus hermanos al puerto «para salir de España». Los tres hermanos embarcaron rumbo a Marsella donde se encontraba un familiar suyo que ya les estaba esperando para seguir adelante con sus vidas.




COMENTARIOS