Siete de cada diez adolescentes españoles confiesan «sentirse realmente mal» sin conexión a internet

Según el informe PISA, pasan una media de dos horas conectados al día y más de tres en el fin de semana
Un profesor impartiendo clase | Hoy.es

 

Los quinceañeros españoles pasan una media de dos y tres horas conectados a internet entre semana, cifra que aumenta en los fines de semana, cuando aprovechan para navegar por internet entre tres y cuatro horas. Más de seis horas al día pasan conectados a la red el 22% de los adolescentes, grupo que la OCDE ha calificado como "usuarios extremos de internet". Son los últimos datos publicados por el Informe PISA 2015, que en esta ocasión ha evaluado por primera vez el bienestar de los estudiantes. 

 

 

 

 


En el informe, el 74% de los jóvenes ha declarado sentirse satisfecho y muy satisfecho con su vida. El dato nos sitúa por encima de la media de la OCDE, del 71%, aunque mejicanos, colombianos y dominicanos superan a los españoles. Eso sí, siempre que no les falte internet o tengan algún examen a la vista. El 69% ha confesado que se siente realmente mal si no tiene conexión a internet, mientras que el 55% de los estudiantes padece ansiedad a la hora de enfrentarse a un examen, por mucho que se lo hayan preparado. 

 

La OCDE también ha estudiado las diferencias entre las chicas y los chicos. Ellas prefieren conseguir un título universitario pese a que sienten mayor ansiedad que ellos a la hora de estudiar o presentarse a un examen. También ellas tienden a ser más ambiciosas, estar menos satisfechas con la vida y les cuesta más expresar que han sido víctimas de algún tipo de acoso. En España, el 15% de los alumnos sufre acoso escolar; una cifra duplicada por países como Letonia y Hong Kong, que se encuentran a la cabeza de la lista. 


En cuanto a actividad física, los quinceañeros son sanos y practican algún tipo de deporte: sólo el 9% declara no hacer ningún tipo de deporte. Aún así, en la media de los países de la OCDE esta cifra baja al 6%. El apoyo de los profesores y un clima disciplinario son las bases del bienestar de los jóvenes: en los centros educativos con estas características es donde sus alumnos han desarrollado un mayor sentido de pertenencia al centro y se han declarado más felices. 


Loading...

COMENTARIOS